Como adquirir un libro

1Regístrese o create una cuenta.
2Realiza el pedido.
3Confirma el pago y listo

Si tu tienes problemas, contáctenos mediante el email info@rcagrupoeditor.es. ¡Gracias!

Horario Atención

Lunes - Jueves 9:00 - 14:00
Lunes - Jueves 16:00 - 19:00
Viernes - 9:00 - 14:00
Sábado y domingo cerrados

¿Olvidó su contraseña?

*

Descargue el catálogo editorial

EL SUICIDIO Y LA CIVILIZACIÓN

ISBN
978-84-9891-307-1
Nº de páginas
100
Dimensiones
15 x 21 cm
 7,90 €

Reseña de la obra

Nada más sencillo que la cuestión de la muerte voluntaria si se la considera desde el punto de vista del simple deber, en la abstracción pura fuera de toda paradoja y de toda parcialidad. La cuestión es más difícil si se la hace salir de la tesis moral, que fácilmente se convierte en vulgar y en declamatoria, tratando de penetrar en la psicología dolorosa del suicidio, analizando las influencias generales, las causas particulares, las ocasiones que han podido borrar el horror a la muerte y determinar al hombre, a pesar de sus vivas repugnancias, a un acto tan desesperado. Tratamos de reconstruir con unas cuantas líneas de necrología insustancial toda aquella existencia tan fatalmente terminada. Quisiéramos penetrar en los secretos de esa pobre alma, calmar la porción de libertad que poseía, la mismo tiempo que las influencias perversas que ha respirado, y excusar lo inexcusable con débiles complacencias, marcar la responsabilidad que corresponde á las ideas falsas, á las paradojas malsanas, a los sistemas deplorables que son como las corrientes emponzoñadas de la atmósfera social.

 

Autor

Erasmo Caro, conocido por su obra El pesimismo en el siglo XIX (1878) es uno de los servidores del eclecticismo, género de filosofía que sólo tiene una erudición especial, pero que posee la ventaja considerable de no comprometer a los que la profesan que toma de buen grado por superioridad la carencia de convicciones personales; además, sale del sentido común, y el eclecticismo, como ha dicho el mismo Caro, aspira a ser filosofía del sentido común... Su filosofía, en realidad, no tenía nada de original, ya que no exponía ideas propias, pero en cambio era un escritor de gran talento y un conferenciante de primer orden, por lo que sus cursos tuvieron siempre un público tan numeroso como escogido.

 

No hay noticias sobre este título.

Subir